Volver a nacer

Texto escrito por el lector, Ricardo Parraguez

De bajo perfil, casi desconocido, pero con una voluntad del porte de su corazón. Pedro Pablo Hernández es ese jugador que incluso jugando por la selección más de alguno te ha preguntado “oye, ¿y quién es ese?”.

Nació en Tucumán y luego de rondar con relativo anonimato en pastos norteamericanos, charrúas y trasandinos llegó a tierra prometida. Y es que el destino ya estaba escrito, el “Tucu” encontraría el éxito solo siguiendo un viejo anhelo de su abuela chilena: hacer de este largo y angosto pedazo de tierra su casa.

Así fue como volvió a nacer, pero esta vez en Chile, y específicamente en Rancagua. A pesar de un debut no tan claro con el correr de las fechas demostró de qué estaba armado: una mezcla nutridísima de técnica y precisión con coraje y esmero. Logró conquistar el corazón de la ciudad que lo vio venir al mundo por segunda vez y le entregó lo que por largos 58 años estuvo esperando.

Solo era el inicio, luego de un exitoso papeleo Pedro Pablo Hernández era oficialmente chileno. Ya había triunfado en su tierra a nivel de clubes pero faltaba dar el siguiente paso, el cual no tardó mucho.

Llegaba el día 22 de enero del 2014, imborrable en su memoria: debut goleador por la selección chilena anotando 2 de los 4 goles de aquel día mediante uno de sus expedientes favoritos: el testazo. La sonrisa no se la sacaba nadie, y menos a su abuela, quien desde el cielo era testigo de cómo su sueño se hacía realidad.

Lo que vino después es reflejo de su esencia, la dedicación y el amor por lo que haces. Virtudes que nuevamente lo hicieron transitar por el camino de menos a más. Emigró a Europa, hizo goles en escenarios más grandes de los que jamás imaginó, fue cuestionado en su primera temporada, pero igual que en todos lados terminó ganándose el cariño de la fanaticada a cuesta de su sacrificio, ese que lo hace tan único.

Siguió siendo convocado por la selección, pero con la humildad de siempre, esperando con paciencia su oportunidad para jugar. No se achicó al momento de vestir la 10 en la Copa América Centenario, donde sumó minutos y salió lesionado. Pero aquí está, nuevamente convocado, listo para entrar a defender los colores que su abuela le heredó.

Brindo por Pedro Pablo Hernández, un chileno más.

Ricardo Parraguez

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*