Valientes y para adelante

Editorial de Juana González

Los cambios tienen por regla misteriosa aparecer siempre cuando todos estamos bien y felices. Pocas veces suceden cuando se desean o esfuerzan, por lo mismo la resistencia es normal. Las comparaciones surgen y de pronto “todo tiempo pasado fue mejor”.

En la conferencia de prensa del día martes, Claudio Bravo fue prudente al declarar que es muy pronto para hacer distinciones entre Juan Antonio Pizzi y Jorge Sampaoli. Pero, esta vez, las diferencias a encontrar no surgirán únicamente en el planteamiento táctico, sino también en la necesidad de demostrar lo logrado. La selección chilena, por años acostumbrada a llamar “Eliminatorias” al proceso clasificatorio, ve ahora en su camiseta un distintivo que lo inserta dentro de otro contexto futbolístico: en el grupo de los campeones.

Si bien el título se ha afincado con propiedad dentro del plantel, también se ha llevado al exceso como el rayado efectuado en el Estadio Nacional de Lima con el objetivo de generar respeto con arrogancia, o los “oles” de la hinchada contra los charrúas para luego caer por goleada en el Centenario. Hemos tenido oportunidades para bajar las ansias de mostrar a todos la copa, y con razón, pero ahora es distinto. Algunos medios han querido vender el partido de hoy como “la revancha” de Argentina por la final perdida, sin embargo, su real y valiosa importancia radica en tratar de demostrar que a pesar de los cambios, la selección sigue creciendo, y que Chile sigue jugando como queremos: valientes y para adelante.

Acerca de Juana Gonzalez 32 Articles
Columnista de Barrio Bravo. Estudió una de las carreras menos rentables del área humanista -y con eso se puede ver de qué va- pero, con mucha suerte, trabaja en lo que le gusta. Se retiró de las canchas a temprana edad por el bien del fútbol y hace poco, por primera vez en su vida, se abonó a un equipo: Palestino.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*