Una heroína refugiada

Yusra Mardini vivía en Damasco, Siria. Era una chica que llevaba una vida normal, dentro de lo que puede ser considerado normal en el ritmo alterado y belicoso al que está sujeto su país de origen. Pero a pesar de eso, ella tenía sus propias ocupaciones. A sus 17 años iba y venía entre sus quehaceres académicos, brillando en ciencias, dando jugo en letras. Tenía un pretendiente de novio al que no le hacía gran caso, pero al menos en ese rato de insistencia alguna carcajada le sacaba. Y, sin dudas, para ella lo más importante era el momento en que llegaba la tarde y corría a la piscina estatal donde era una más del equipo, y donde definitivamente todo problema desaparecía, nadando de un extremo al otro, abrazada por el agua y tímidos sueños que tomaban fuerza a medida que el trabajo diario apretaba los segundos. Sí, su tierra era un caos, pero ella era demasiado joven como para no creer en el futuro.

Una mañana de 2015 la venda cayó al piso y a su casa llegaba aquello que por fortuna hasta ahí había esquivado. Bombas, balas y gritos de la guerra civil chocaban en su puerta, destrozando su casa y la rutina de sus días. Sin poder despedirse de nadie debió huir con sus padres. Llegaron a Turquía con lo mínimo y se subieron a una pequeña embarcación para seis personas, claro que iban a bordo veinte. No bien antes de la primera hora de viaje, en la soledad del mar Egeo, la nave sufrió un obvio percance en su motor y el naufragio quedó latente, inundando el pánico absoluto en la tripulación, que no tenía escapatoria ni auxilio.

Fue en ese momento de desesperación que la joven Yusra junto a otro tres valientes se lanzaron al mar y rodeándose el cuerpo con unas cuerdas, comenzaron a nadar, asumiendo el destino propio y de otros. Fueron tres horas y media desesperados, devorados por las ganas de sobrevivir. Y lo lograron al llegar a tierra en Lesbos, salvando todos con vida. Tras eso no hubo homenajes, ni noticias, ni nada parecido, sólo el agradecimiento más sincero de todos los involucrados.

Luego del dramático incidente, Yusra y su familia se asentaron en Berlín, Alemania. En un comienzo fue todo muy difícil, ni siquiera el idioma conocía, pero ya había reconocido el infierno y pocas cosas podían amedrentarla. Lo primero que hizo fue probarse en algún club de natación, porque mientras nadaba por su vida en el Egeo nunca se quejó, entendiendo definitivamente quién era: una nadadora, una deportista.

El significado de este último año tuvo su recompensa en marzo cuando el COI aprobó la decisión de formar un equipo olímpico de refugiados. Atletas con méritos deportivos que por razones geopolíticas no pudiesen competir en Río de Janeiro, ahora podrían hacerlo. Yusra era una de ellos.

Ayer los diez atletas que compiten bajo el símbolo de refugiados se llevaron una ovación cuando debieron desfilar por el Maracaná.

Hoy Yusra compitió en los 100 metros mariposa. Antes de tirarse al agua declaró que quería hacerlo de la mejor manera posible y de esa forma legitimar la decisión del COI. Además de dar una señal de espaldarazo a todos los refugiados del mundo. Sí, la joven que ahora tiene 18 años, declaraba como una mujer comprometida con los horrores del mundo, pero sin perder el maravilloso aliento de que, tal vez, las cosas puedan ser diferentes. A eso no estuvo dispuesta a renunciar; sí crecer se trataba de tragar escepticismo, ella optó por seguir siendo rebeldemente joven, como corresponde a la heroína de una gran historieta.
No, Yusra Mardini no va estar en la final, lejos de eso, terminó en el puesto 41, pero cuando se tiró a la piscina fue acaso su día más feliz. Y su serie, la ganó. ‪#‎BB‬

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*