Un hombre de pocas palabras…

Relato escrito por Sebastián Ormazábal:

Una vez con un primo fuimos a dejar un auto a Buenos Aires, recorrimos más de 2.000 kilómetros desde Santiago a la capital argentina por un camino intransitable. Es más, casi nos matamos, porque a 200 km de llegar a destino, la lluvia y los granizos nos jugaron una mala pasada y terminamos fuera de la carretera a punto darnos vuelta. Si no fuese por el Manzana (mi primo), terminábamos
muriéndonos . Aún así sacamos la pega adelante…

Ya en Buenos Aires, de noche, éramos “chancho en misa”… quien cachaba menos para donde había que doblar.. Peleamos 700 veces, pero llegamos a destino. Ya en el lugar, nos recibió un flaco, callado y solitario, quien nos dijo … “puta los weones bacanes”…

Tras conocerlo mejor, me di cuenta de que las palabras no eran su fuerte, sino que en vez de preguntar o decir, él hacía, era parte de su personalidad.

Luego, en nuestro periplo, nos tocó visitar el nuevo estadio de Independiente (nos metimos a la mala haciéndonos pasar por prensa) donde el flaco defendía los colores de Quilmes, ahí me di cuenta de que su forma de expresarse no eran las palabras, si no que el “hablaba” en la cancha, ya que tuvo el corazón gigante en cada balón que disputó. Es más, el 0-0 que sacaron los cerveceros fue en parte gracias a él, así lo reconoció (Hugo) Tocalli cuando lo fuimos a ver a camarines.

Tras el partido, al que fuimos a “pata”, estuvimos cerca de dos horas con este “cabro piola” esperando un taxi que nos recogiera. Avellaneda no es un lugar transitable de noche. Ustedes creen que dijo algo? Nada.. Es más, quería irse caminando a buscar un móvil en una calle más transitada.. Repito: “Hacer, no decir…”

Cuento corto y tras varios días en Baires, antes de regresar a Chile nos regaló su camiseta. Ni siquiera dijo nada, sólo nos miró y con una sonrisa verdadera y auténtica, nos levantó el dedo guatón. Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue su sencillez y humildad .. cada gesto de cariño hacia nosotros no fue expresado de boca, sino que con hechos … Hoy, después de ver Chile – Portugal, me doy cuenta de que él jamás se explayará.. Jamás dirá algo para ganarse tu cariño.. él dirá las cosas con actos, luchando siempre y cuando crea que el objetivo vale la pena, dejando todo en el mínimo detalle, nuevamente, sin decir nada.
Bueno, ese tipo se llama Charles Aranguiz… Quizás, esto que ni siquiera se podría llamar historia, el no la recuerde, pero yo sí.. Porque a pesar de quedar chatos con el viaje, casi matarnos, andar perdidos y meternos a la mala en un estadio, conocimos a un gran tipo, de pocas palabras, pero un gran tipo..

(PD 1: la camiseta me la robaron unos flaites mala leche los HDP).

Acerca de Roberto Meléndez 365 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*