Un Hat Trick inolvidable

Muchísimo le ha costado alcanzar la titularidad, por eso cuando supo que ingresaría desde el primer minuto al campo de juego, no dejó de imaginar lo que pasaría. Claro que a veces, la imaginación no da para tanto…

Hizo el primer el gol a los 45 minutos del primer tiempo. La cosa iba bien.

Al llegar al vestuario en el entretiempo esperaba quizás la felicitación de su técnico, pero en cambio, le dijeron: “Ryan, tu hijo nacerá hoy”.
No supo qué hacer, ¡se volvió loco!, y entró, casi que en trance, a la cancha de nuevo.

Hizo el segundo gol a los 58 minutos del segundo tiempo. Y lo festejó meciendo sus brazos.

Pidió el cambió a los 59 minutos; a los 60 fue reemplazado.

Salió del estadio con la misma ropa de la cancha, incluso con los zapatos de fútbol, y se fue rajado al hospital adonde estaba su novia.

Horas después, el joven puntero del Wigan de la tercera división del fútbol inglés, Ryan Colclough, sostenía a su pequeño hijo, y cumplía su jornada futbolera más especial; el Hat Trick más inolvidable de su vida. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 401 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*