Un breve recuerdo de Jaime Riveros

Durante más de una década deleitó con su zurda por las canchas nacionales. Un 10 de la vieja escuela, sabio a la hora de ubicarse en el gramado, magnético en la intención de pases de sus compañeros, una válvula de los tiempos y la dirección de los ataques. No tenía calugas, ni un pique supersónico, pero sí técnica y visión. Un peligro para sus rivales a través de la movilidad del pensamiento. Y no sólo asistía, ya que gracias a su buena pegada convertía goles, y muchos. En todos sus equipos dio el máximo, fue todo un profesional, tanto que recién colgó los botines a los 41 años, ampliando la dignidad de su pasión. En la quinta región lo conocen bien: fue campeón con Wanderes y Everton, siendo él una pieza fundamental. En el equipo de Valparaíso el año 2004 incluso logró una hazaña que nadie más ha conseguido en pastos chilenos: convertir durante 15 juegos seguidos. Un récord brutal. Por la Roja no tuvo tantas chances, pero en esa época cuando las figuritas renunciaban, él la vistió con apego. Jaime Riveros es de esos futbolistas piola que no sacan el jugo de las cámaras ni declaran para los titulares, pero adentro del campo se llevó el respeto y el aplauso popular. Hace 5 años y un día que se retiró; días antes de su último partido, cuando se le consultó que fue lo mejor de su carrera, sin buscar algún hito rimbombante, pero con claridad y un sencillo orgullo, expresó: “Dejé bien puesto mi nombre en el fútbol y eso me da tranquilidad para retirarme”. Hoy, cuando el número 10 pierde relevancia ante un juego sumamente físico, vale la pena una pausa y recordar a uno que engalanó nuestras corrientes pero siempre especiales tardes de fútbol. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

2 comentarios en Un breve recuerdo de Jaime Riveros

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*