Morir en la cancha, como los que saben

Juanjo tiene 31 años, no es ejemplo para los niños y probablemente sea un mal ciudadano, pero tiene tres grandes vicios que lo conectan con cualquiera de nosotros: es bueno pal mambo, raya la pintura por su polola y de chico tiene la pelota en su cabeza. Juanjo pidió matrimonio hace poco, y la incauta dijo que sí. “Algo le vi, no sé qué” se sinceró Francisca con este medio. Este fin de semana el galán quiso celebrar, con un asado, traguitos y una pichanga. Le puso weno, sin freno “He tenido meses muy estresantes”, confesó con una piscola en la mano. Se cantó unos Juan Gabriel, puteó a todos sus amigos y, obviamente, redactó malos mensajes por WhatsApp a la chiquilla. “Siempre peleo por esta wea” sentenció desconsolado.
Cuando se sintió fuera de foco, en ritmo europeo, fue a las bases de su yo: caminó a la cancha, acarició el balón, fantasmeó unas gambetas y finalmente apagó tele…junto al arco, en la canchita, en su terreno especial. Es que a Juanjo le gusta el fútbol, siempre, en cualquier momento.

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*