Maldito pedante

Es un maldito pedante, tan egolatra que pocas veces grita goles ajenos; patea el quinto penal del flash; y tiene hijos para él solo, casi que por encargo. Vanidoso y competitivo, el mundo nace y termina en él. Con desparpajo ha dicho que se considera el mejor jugador de la historia, y así camina por la vida, con semblante de número uno. Eso quema el culo de la gente normal que le reclama mayor humildad. Pero seamos realistas, engrupirse funciona, y la humildad de Cristiano está en su trabajo, ya que nada de lo que hoy es le llegó por puro talento.

Si hacemos un listado de los grandes jugadores de los últimos quince años, probablemente no hay otro que haya progresado tanto: de ser un promisorio carrilero, al goleador más determinante del mundo. Aquello se explica por su ambiciosa personalidad, fruto de la rabia engendrada por el hambre de su infancia, y porque seguramente nadie entrena más que él. Habla mordaz y altivo, pero desde el pedestal del sacrificio.

Ahora bien, los roles son los roles y ha optado por la búsqueda de ser el mejor, en una dialéctica con Messi que con los años miraremos a través de la nostalgia. Par de bestias. No obstante, el tiempo le ha ido incorporado poco a poco una visión más colectiva, y así lidera a la Selección de Portugal (inolvidable será su imagen alentando desde la banca, con la pierna trizada, a sus compañeros durante la final de la Eurocopa de Francia) y también al Real Madrid (no hace mucho supo cederle un penal al cuestionado Benzema, cuando perfectamente pudo timbrar un nuevo hat trick). De cierta forma, sigue siendo un cabrón, pero naturalmente ha crecido. Y en todos lados, también en el plano sentimental, pasando de la súper modelo a una chica normal a la que conoció en un bar mientras ella atendía algunas mesas. Y esta vez sí tuvo un hijo compartido.

La Champions League parece su viagra; el muy canalla no afloja y a sus 33 años es mejor que antes. Una muestra es el gol que hizo ayer, en una chilena espectacular que tocó el cielo, dejó a Buffon parado y al estadio enemigo aplaudiendo. Sus fanáticos deliran, sus detractores se cruzan de brazos y él, probablemente, ahora está entrenando; porque quiere más, el muy pedante quiere más. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 413 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*