Lo anormal

Lo anormal es haber cambiado el discurso, haberse atrevido. Atacar ya no es panorama de suicidio, por el contrario, y las viejas voces llenas de temores se desnudaron antiguas, por más que aún persistan en sus tribunas, en la tónica de siempre.

Lo anormal es haber estado en Sudáfrica con un equipo de pendejos, y otros “europeos” que quizás con buena racha pisaban algunos encuentros de Europe League. Y a pesar de haber ganado dos partidos en un Mundial, algo que no ocurría de 1962, nos retiramos decepcionados. Por naturaleza sentimental; porque la cancha ahora se veía distinta; por un nuevo y rebelde amor propio.

Lo anormal fue sobrevivir en Brasil en un grupo que contaba con los finalistas del último mundial. En cualquier otra etapa de la línea del tiempo lo valioso hubiese sido la experiencia; no ser goleados; hacer un digno papel. A Maracaná lleno, Chile eliminó al campeón. Y solo un palo de último minuto y otro de penal, le arrebataron a la Roja dejar en silencio a la historia.

Lo anormal fue ser campeón de América dos veces, derrotando al fantasma de toda la vida, cuestionando a su mesías con voluntad sudada. En equipo, sin temor a cansarse, sin temor a brillar.

Hasta hace solo un mes nadie habría creído que la lógica de las estadísticas nos daría solo un 22% de probabilidades de clasificar. Sin embargo, hasta hace no muchos años, lo normal eran esos números, con calculadora en mano. Además, en Sudamérica la lógica viene envuelta en gambeta y pecho duro, no en números.

Lo vivido estos últimos 10 años han sido una anormalidad, una locura que ojalá fuera eterna. Al menos, pase lo que pase, lo será en las memorias, también en el hacia adelante. Sin embargo, mientras la cancha sea cancha, y uno sea hincha, la ilusión vive encima de la decepción. Nos aferramos a los dos últimos pasos porque es imposible no desearlo; porque ya sabemos qué es perder; y principalmente, porque somos pichangueros. Vamos por el primero. Hoy es demasiado pronto como para que esta locura termine. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 376 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*