La poncherita

Tenía 45 años y una ponchera fruto del relajo de los años, la chela, y esa sabia y noble institución que es estar echao sin culpa ni apuro.

El portero Edwin van der Sar podía darse ese gusto y varios más; tuvo una carrera brillante, ganándolo todo en el último gran Ajax (ese inolvidable de Kluviert, Kanu, Davids, Seedorf, Rijkaard, Overmars, los hermanos De Boer, etc) y en el Manchester United de sir Alex. También jugó en Juventus y Fullham, y por supuesto en su selección, siendo hasta hoy el futbolista con más encuentros (130) jugados por Holanda. Incluso se llevó el mítico cabezazo del burrito Ortega en los cuartos de final del mundial de Francia ’98: tras cartón, Bergkamp puso el 2-1 con un control y volea de revés alucinante y a semis. Sí, el arquero tapó y vivió historia. Poncherita merecida.

Este año, sin embargo, el equipo que lo vio nacer lo necesitaba; el modesto Noordwijk de la cuarta división se quedó sin arqueros producto de las lesiones. Edwin mantenía una viva relación con el club del cual es el máximo ídolo. Y qué no, dejó el choripan en la mesa y, tras un permiso especial de la federación, se puso los guantes por un partido. El estadio se llenó, contuvo un penal y su equipo sacó un trabajado empate. Crack.
Hoy cumple 46 años. Debe estar tomando chela. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*