La convicción de Chile

Hace tres años, un 28 de junio, como hoy, el equipo chileno se iba entre lagrimas del Mineirao, tras el palo de Pinilla y ese “casi casi” con la historia. Sí, jugaban diferente a lo acostumbrado, con otro atrevimiento, pero el desenlace no superaba el camino de la biografía. El doble palo en el minuto 119 contra los lusos en esta semifinal de Copa Confederaciones, tras remate de Arturo y rebote de Martín, nos recordó esa jornada, más que por efemérides, por piel de hincha. Sobre todo si minutos antes el puto VAR no era requerido tras el penal que le hicieron al Gato. Merecido era putear. Y la fatalidad rondó muchas cabezas, y la sangre. Sin embargo, esta grupo, que ya quebró la sentencia del pasado y enseñó que ganar es una cosa posible, no se atrapó en los recuerdos, al contrario, construyó una vez más el hacia adelante. Al frente estaba el campeón de Europa, y aunque hubo nervios iniciales, la Roja expuso su personalidad y compitió con sus recursos, con su fútbol, que aunque no perfecto, es valiente.

Esta Selección llenó el pecho porque cree infinitamente en que adentro de una cancha, el elemento que abrazaron, no son menos que nadie. Y así lo demostró Bravo, quien pese a la campaña precedente en Inglaterra y a llegar lesionado, bajo los tres palos con la cinta se vuelve inmenso. Qué decir de Gary, o el mismo Jara, que mañoso pone corazón y experiencia. Sumar apelativos al amor propio de Aránguiz, un verdadero príncipe de barrio; la importancia de Díaz, tan incansable como tranquilo; o que Vidal va de guapo y hace saltar a Cristiano. Actitud. No fue el partido de Alexis, tampoco el de Vargas, pero ahí estuvieron, y casi lo ganan. Y porotos pal Tucu, pa Jean y el Huaso. Pizzi, por su lado, se subió a la micro, en la inteligente, y salvo retoques, deja que estos cabros se rebelen.
Y llegan los penales, y a ninguno le tiemblan las rodillas. Este equipo fue a ganar esta Copa, esa es la convicción, la idea que no se altera, la realidad impuesta a punta de perso.

Otra jornada memorable para el fútbol chileno. ¡Qué lindo! Permiso, pero este equipo emociona, y llenan la sed, y toca ir a celebrar, un rato, porque todavía falta lo mejor…imposible no creer. ¡Qué buena convicción! #BB

Acerca de Roberto Meléndez 365 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*