La causa

Que un club tenga vida no significa llenarse de Copas, subir de precio en la bolsa o vender a un jugador al extranjero. Por supuesto que desconocer el hambre de triunfos deportivos, conseguir un buen pasar financiero y que los jugadores de una institución vayan a comerse el mundo, sería una completa y equivocada ingenuidad. Los objetivos no deberían dar miedo, por el contrario, más allá de conseguirlo o no. Pensar en grande es una derivación natural de cualquier trabajo que se haga con pasión. Sin embargo, antes de plantearse objetivos debe existir una causa, un sustrato anterior que defina la honestidad del proyecto. En el fútbol la causa no son las Copas, ni el ganar dinero, ni exportar muchachos; la causa del fútbol es social. Sí, tan solo un juego de pelota, pero lleno de identificación e historia popular. Por eso cuando clubes como Deportes Concepción o Lota, por nombrar los dos casos más recientes, se ven acorralados y al borde del precipicio, la empatía surge espontánea. La causa de los clubes es la construcción de relatos y momentos compartidos; son memorias de vida siempre en presente.

Deportes Concepción, luego de su dramática desafiliacíón de la ANFP, ayer, después de un año, volvió a jugar un partido en el Municipal de Collao. Más de 15 mil hinchas en el estadio y muchos otros a distancia. Vibraron. Y seguramente se emocionaron gritando los dos goles que ayer le convirtieron a Provincial Osorno. Probablemente mucho más que en tantísimos duelos oficiales. Cuánto lo deben haber extrañado. Cuando la cosa se pone peluda, sin causa hay quiebra y las ratas arrancan. Los hinchas del Conce siguen firmes, y más empoderados que nunca, trazando un nuevo camino que va a partir desde los potreros. Y que la palabra potrero no ofenda, por el contrario, arrastra mucho orgullo, así debe hablarse de los sentimientos. El plantel en su mayoría ni cobra y los que cobran es apenas algo bien ajustadito. Pero sienten la camiseta, y claramente aman el fútbol. Respeto. Y el adelante existe. Lo primero que hizo esta nueva dirigencia de hinchas fue no amputar ni abandonar la esencia de sus bases. El fútbol formativo como prioridad, para ojalá más adelante ganar Copas, y pagar buenos sueldos, y porqué no ver a uno de ellos clavando un gol Wembley. Pero esos son objetivos; la causa es verlos de lila, con sus familias apoyándolos, generando lazos de amistad, y extraños que dan el aliento… y jugar a la pelota, construyendo historias de fútbol, historias de pueblo. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*