La bandera de Wanderers

Mi vecino hace ya un buen tiempo, sus quince kilos atrás, jugó en las juveniles del Wanderers. Fue un discreto pero sacrificado puntero que, a decir verdad, jamás jugó de puntero; más bien, siempre de parche. Le decían «el Quisco», porque allá vivía. Un poco más de una hora de ida y lo mismo para la vuelta, era la distancia entre su casa y la cancha. En esos trayectos alimentó ilusiones que no se concretaron. Pero también supo hacerse parte del puerto, de sus cerros y del cariño genuino que se siente en esas calles por el Wanderers.

Una vez terminado el partido, inmediatamente, salió de su puerta gritando ¡¡Campeones!! ¡¡Campeones!!; y paralelamente, sacó la bandera chilena que seguía puesta desde el 18 y puso, con orgullo, la bandera de Santiago Wanderers de Valparaíso.
Y está un poco borracho, contento, en modo revancha, llamando a todos sus sobrinos de la U. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*