Hemos estado en peores

No hace mucho vivíamos un éxtasis; Chile ganaba la Copa América, el camino era auspicioso y sólo queríamos recorrerlo. Sí, de cierta forma, nos preparábamos para viajar por la carretera, en dirección a la playa, con aire acondicionado, cantando arriba del auto, en pleno verano. Sin embargo, el paisaje cambió abruptamente en tan sólo unos meses, y ahora vamos en el vagón del metro lleno, sin aire acondicionado, camino al terminal de buses, sin boleto y día viernes. No hace mucho, en la playa nos esperaba esa persona imperfecta que te hace reír y también pensar, a rabietas, pero te hace pensar; hoy, no sabemos quién puede ser, depende de las piscolas y qué tan creativa ande la noche. Pasamos de las certezas que dan los triunfos y el juego decidido, a las incertezas que da no tener una estructura y mirar el campeonato y ver cómo se juega.

Aparecieron nuevamente los nervios y la calculadora, encomendarse a que los cracks no se vayan de farra, se lo tomen en serio y se iluminen en la cancha, porque lo más probable es que de sistema pasemos a conjunto y que aunque nos defendamos más, nos harán la misma cantidad de goles. Qué mierda, todo parecía estar en la onda que nunca tuvimos y regresamos a la maldita inercia de ser Chile en el mundo, y ya empezamos nuevamente con la mesura, la prudencia y la medida de lo posible; porque ‘no hay mucho dinero’ y traer a un DT de elite cuesta salado. Qué más da. No va faltar quien asegure que la partida del técnico no es tan dramática y se le está sobrevalorando, ese es un discurso sabido, ingenuo, aunque no deja de ser cierto que la generación de jugadores sigue ahí, son buenos y ya están grandes; por qué no, son los campeones de américa y bien organizados, la cosa puede andar.

Quizás el siguiente ejemplo es apresurado, pero no deja de llamar la atención el cambio generado por Zidane en el Real Madrid; tal vez eso no termine en nada, pero el movimiento de personalidad y de galones hizo correr y tocar a todos esos pasados a caca que entran a la cancha; porque Cristiano Ronaldo será muy estirado, pero al otrora 10, no le queda más que hacerle la reverencia. Quien venga tiene que ser un tipo con personalidad y que se plante de tú a tú con el que sea, haya sido por su status en la cancha, por lo hecho como técnico, o bien por esa cosa que domina el destino de todo: el carácter. Sí, principalmente eso, carácter.

Mientras tanto, reviso vídeos de las eliminatorias del 2002, un mix entre los últimos días del Pelao Acosta, Pedro García y el Peineta Garcés; del terror. Y se apodera de mi ese suspiro penca, resignado, un tanto conformista, pero absolutamente cierto: hemos estado en peores. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*