Gonzalo Jara, el inmortal

La mañana avanzó rápido, no me salió nada bien, pero ya falta menos para el viernes. Sí, ando optimista.
Subí una foto al instagram, piqué huevo, pero un par de minas ricas se hicieron presente, eso está bien.
Con el colectivero concordamos en algunos puntos de vista: que lo de Holanda no está siendo normal y que del astuto equipo de Van Gaal durante el mundial pasado, ya no queda nada. La importancia de un DT, si lo sabremos nosotros; que el mejor joteo es el silencio y que no hay destino sin distancia; que el chino Ríos nunca va pasar de moda, por algo Federer sigue hablando de él; que para una tarde de lluvia un vídeo de Laudrup hace magia y que si la idea es imaginarse un 9, Batistuta es la mano; que la música es fundamental para la vida y que a David Gilmour hay que puro ir; que estos días uno se acuerda de la mamá, porque es día de cazuela, aunque el día de la cazuela siempre ha sido cuando ella lo cree conveniente y no necesariamente un día como este; de la importancia de un amigo leal y que no hay nada más sano que una pichanga; que la risa embellece a una persona; que las redes sociales muestran una absurda agresividad en algunas personas; que a Emilio Sutherland, tarde o temprano, se lo van a pitear; que el manjar es adictivo y es imposible parar; y también, de Gonzalo Jara.
Mañoso, el rey de la maña, la araña en el fuego. Flaco, de risa fácil, actitud sencilla y con espíritu competitivo. Si hay alguien que ha sido capaz de estrujar al máximo sus posibilidades, ese es el central chileno. Y con huevos, porque en la fácil pudo escoger una ruta más expedita y por las mismas lucas, pero no, primero la remó en la premier y luego en la bundes. Eso para mi es tener huevos.
Futbolísticamente, es rápido, tiene una entrega decente y un pelotazo cruzado muy bueno. Por arriba hace lo que puede, pero suma experiencia y eso cuando se juega atrás, es valioso.
Por Chile se ha mandado las suyas, pero es parte del folclor y tenerlo en la roja ya termina siendo grato.
La moja, es muy serio y ha resistido las criticas de siempre, de todos lados; claro que se debe perturbar, y aún así, sale a la cancha lleno de ganas y con la mejor disposición.
Jara es un obrero de la profesión futbolística y a esos hay que respetarlos, porque con talento es más fácil y luchar no es de cualquiera.
Lo tienen exiliado en su equipo alemán, cartuchos, todavía no le perdonan el dedo de dios. Curioso viniendo de Alemania, país que sabe de segundas oportunidades.
Ese dedo en el recto de Cavani no expuso la nobleza del deporte, claro que no, pero pagó la audacia sin poder jugar más durante la Copa América, ¿qué más?
Lo tienen sin jugar en su equipo, alejado, demostrando poca humanidad y simplemente ese vicio llamado vergüenza.
Adentro de la cancha la cosa es frenética y pasadas de rosca se van a vivir siempre. Han pasado cosas peores y el escandalo no ha llegado a tal nivel. ¡Cómo lloran todavía los charrúas!
Pero este tiene mil vidas y se va reinventar, va seguir chocando rivales, pegando pataditas inadvertidas, verseando al delantero, poniendo cara de inocente delante del arbitro; llenándose de memes, criticas y aplausos.
Es Gonzalo Jara, el inmortal. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*