¡El sueño sigue, Chile!

Columna enviada por el lector,

Benjamín Vásquez

:

Cuánto tiempo ha pasado, cuánto tiempo ha tenido que pasar para que una selección chilena deje atrás los hechos de indisciplina, los accidentes futbolísticos, las paupérrimas campañas, el temor a los ‘grandes’. Más bien, como ha pasado el tiempo, recuerdo cuando pequeño cada vez que jugaba la ‘Roja’ contra Argentina, Brasil o hasta el mismo Uruguay, mantenía en algún lugar de mi corazón, esa ilusión de cabro chico ingenuo que podíamos ganarles, que podíamos hacernos grandes y romper con los historiales que nos desfavorecían en cada estadística previa, que un grupo de jugadores por fin pudiera hacernos sentir al menos que podíamos jugarles de igual a igual a potencias. Pero ese espíritu que manteníamos, todos, se derrumbaba otra vez, como muchas veces, como décadas pasadas, el desenlace era el mismo y surgían las frases ‘’jugamos como nunca, perdemos como siempre’’.

Pero la frustración la superábamos, aunque sea un poco, ganándole a Perú, Bolivia, Venezuela y costando bastante a Paraguay, ese era nuestro universo, nuestro rango de selecciones que normalmente vencíamos, casi como una profecía autocumplida, como un ritual eterno, perdíamos con los grandes y al otro partido jugando bien, ganábamos. Ese era mi Chile.

Donde la selección iba a los torneos a participar y tratar de competir, a esperar resultados, estar con la calculadora en mano y confiar que ciertas combinaciones se dieran para avanzar una rondita más, eso ya sin duda era un TRIUNFO, un logro, ¡y nos poníamos felices! con eso nos conformábamos, con eso nos bastaba para seguir hinchando por esta Roja ‘’linda y querida’’ a como dé lugar, sin importar lo que pasase el siguiente partido.
La gente se ilusionaba con poquito, un par de partidos ganados y creíamos que podíamos ganarle a cualquiera, pero claro, venía Brasil y te encajaba 4 goles y caminando.

Nos amurrábamos, nos entristecíamos, llorábamos.

Por eso, hoy más que nunca hay que aprovechar este momento, estar felices, porque nos hemos divorciado de lo que fueron épocas irregulares donde si bien es cierto, hubieron selecciones que lograron llevarnos a mundiales, a disputar final de copa América, ganarle a esos rivales que tanto nos cuesta, pero son escasos los recuerdos y los papelones superan a los momentos dulces. La amargura se ha acabando, lentamente, ya somos mirados de otra manera, nos respetan y es increíble, cuesta creerlo, cuesta asimilarlo pero es nuestro momento, es SU momento, a ellos les hablo (claro, ni me escuchan ni me leen) a los Bravo, a los Medel, a los Vidal, a los Sánchez, a ellos quienes son dotados futbolísticamente, a ellos que nacieron y se criaron en canchas de tierra, en barrios marginados, circunscritos en lugares donde las oportunidades son mínimas, donde imaginar que de allí puedan saltar a clubes como Barcelona, Arsenal e Inter, es descabellado tan solo pensarlo, ELLOS lo hicieron posible porque al nacer, aunque suene cliché, las frases »no puedo», »no sirvo», no están en sus cabezas, y es que los imposibles en estos jugadores simplemente NO EXISTEN, estos cabros, una especie de héroes nacionales, nos dan cátedra de no solo como se juega este deporte, sino como enfrentamos la vida. Es verdad, no todos tenemos los mismos medios o las mismas posibilidades, pero si poseemos la misma ‘cabeza’ que el otro, la diferencia la hacen aquellos que desean surgir y salir adelante, con trabajo, con dedicación, con pasión a lo que hacen, con eliminar de nuestro disco duro el sentido de negatividad, el creer que yo puedo y voy hacer el mejor en lo que hago. La enseñanza que nos han dejado y demostrado una y mil veces este grupo de jugadores, es notable por donde se le observe. Agradecemos tanto que sean chilenos, que hayan nacido en esta tierra y nos permitan con su juego ya no solo ilusionarnos, sino que también creer que si se puede y esta vez, enserio.

Solo me queda decir gracias a los futbolistas que forman parte de esta selección desde el 2007 (con la llegada de Marcelo Bielsa), a todos quienes pasaron y defendieron con orgullo esta camiseta. Porque puedo decir que vi como esta selección puso de rodillas al penta-campeón Brasil y en su casa, como los alemanes pifiaron a su selección y se rindieron ante la nuestra, como eliminó del mundial 2014 al vigente campeón España, como venció al rey de copas y doble campeón mundialista Uruguay y como fue campeón por primera vez en la historia de la Copa América ante Argentina. Ósea, en casi dos años, vi como Chile venció a 4 monarcas del fútbol mundial, a 4 campeones del mundo, a esas potencias po’, a las cuales tanto nos costaba ganarles, frente a las cuales jugábamos con el temor de acabar en una goleada escandalosa. Lo que ha cambiado, crecido y madurado la selección, nos permite hoy, por ejemplo, instalarnos en una nueva final de la Copa América por segunda vez consecutiva, a ese nivel esta la Roja, pero con la misma tranquilidad de siempre, nunca agrandarnos, nunca creernos el favoritismo que nos otorga la prensa amarillista, humildes, como el más chileno de los chilenos.

¡Vamos Chile! POR LA GLORIA, POR LA COPA.

Benjamín Vásquez

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*