El fútbol y sus lazos

Cuando su padre Joao murió ahogado, él tenía apenas 8 años. Se iba su papá pero también su ídolo y mejor amigo. Era el compañero de ruta en sus gambetas a las tareas de la escuela, el de la aprobación cómplice cuando de pequeño confesaba que algo rico pasaba por su guata al ver a una niña bonita, su mentor en ese alrededor omnipresente llamado fútbol. Como pulga fiel y caprichosa arriba del lomo de ese sabueso que era su viejo, buscando el alimento en distracciones de adrenalina, moviendo la cola aunque había hambre. Se trataba de jugar, todo y siempre.

No salió de su casa por varios días, el vinculo con la figura de su padre mortificaba los segundos, además ¿qué era la muerte?, esto era distancia, tal vez más cruel, porque es un contrasentido en la vida atenta de recuerdos. Mientras tanto el tiempo se había vuelto quieto, inquietantemente quieto.

Sin embargo, salió, con mocos líquidos que raspaban su garganta. Y jugó, rencontrándose con esa alegría desbordante que ya todo el barrio conocía. La gente se detenía a mirar sus piruetas, ya no quedaba arquero que tuviera ganas de ponérsele de frente. El tiempo ahora eléctrico, futbolero, reconectándolo con el silencio de su mente, el lenguaje del cuerpo y las travesuras junto a ese amigo especial.

Joao, que se desempeñaba como guardia de seguridad del club Gremio “Para estar más cerca del fútbol”, creía que su hijo podía ser un gran jugador, era un comentario a diario. El niño no descansó, no paró de hacer goles, y con 13 años llegó a Gremio. Caminó por las instalaciones, miró todo con cuidado y se prometió ser un jugador profesional, porque así pasaría más de ese tiempo eléctrico, porque así seguiría jugando con su viejo. El fútbol y sus lazos. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*