El fútbol como desahogo

Dentro del día pueden suceder muchas cosas, buenas, malas o incluso nada. Hasta que llega un mensaje clave: “anótense para el partido”.

Listo, se responde el mensaje y ya estamos para el partido de la noche, 11 contra 11, pasto sintético, esté despejado, lloviendo, hasta con tormenta eléctrica. Nada de eso importa, la idea es ir a pichanguear, a mover el cuerpo, para unos “botar la chicha”, para otros un mero trote y para algunos, me incluyo, a veces para escapar de la realidad del dia y de la vida.

Es dejar de pensar en el trabajo, en las deudas, en la mujer que te tiene loco, en la ex que te molesta, en las injusticias del país, en qué va a pasar al día siguiente. Es dejar las piernas en el pasto, corriendo “como tontos detrás de una pelotita” (para las personas que buscan echar por tierra una afición, una pasión), es buscar el pase, quitar el balón, empujar, putear, patear al arco aunque salga mal, porque si resulta, ¡ay Dios!, esa emoción de que pase la linea, mejor aun si la jugada fue buena.

Termina el partido, ganado o perdido, algunos se quedan compartiendo sus respectivas cervezas y otros nos retiramos al hogar, a su buena ducha y a descansar. A tratar de dormir temprano que al dia siguiente se trabaja, pero el cuerpo está cansado y la mente despierta, la lucha de siempre por conciliar el sueño luego de la “pichanga nocturna”. Eso hasta que dan las 2 de la mañana y sólo quedan unas 5 horas para dormir, si es que se puede.

En la mañana, las piernas adoloridas hacen recuerdo del ejercicio de la noche anterior y se empieza a rememorar las jugadas, las buenas, las malas, los casi y ya estás pendiente de los mensajes por si llega uno que diga “cabros, hoy hay partido”.-

Por Roberto Figueroa

Acerca de Roberto Meléndez 413 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*