Divertirse

Estuvo a punto de retirarse, las lesiones no lo soltaban, y llegó a los Juegos Olímpicos a ver qué pasaba, sin grandes expectativas. Para peor, el sorteo lo hacía medirse contra el número 1 del mundo, Novak Djokovic. Pero Juan Martín Del Potro siempre fue bueno, su derecha es letal y sólo tenía que convencerse. Si bien el cuerpo era un problema, su cabeza lo era más. Comenzó por lo primero y más básico: divertirse. Entró a la cancha de tenis a disfrutar, sin presionarse, a sentir el juego. Y le ganó en un partido épico a Djokovic.

Siguió ganando, su nombre nuevamente sonaba en el mundo y hoy en semifinales se medía nada menos que ante Rafael Nadal, una leyenda del tenis. Antes del partido, sabiendo que hace mucho no estaba en estos niveles, confesaba que aquello que más le preocupaba era aguantar, que sus piernas respondieran y que la muñeca, esa que le da el pan y la vida, no le temblara.

Nadal ganó el primer set y se movía como una fiera, parecía ser el momento de aterrizar. Pero Del Potro soltó la mano y enganchó la derecha a las líneas. Gritando los puntos, bajo la presión de un estadio en contra, se llevó la segunda manga.

El tercer set tuvo de todo. Puntos largos, puntos espectaculares, errores burdos. La cancha ardía. Del Potro siempre dominó, pero si hay un jugador con espíritu de lucha ese es Nadal, y no se rendía. Del Potro quebró y 5-4 sacaba por el partido, sin embargo, Nadal mostró lo suyo y supo escapar llegando a bolas increíbles. La galería estallaba y el español parecía cambiar la inercia del partido. En el 5-5 nuevamente Del Potro tuvo la oportunidad de sacar ventaja con tres posibilidades de quiebre, pero la derecha increíblemente no le respondió. La oportunidad parecía haberse diluido. Pero 6-6 en el último set debieron jugar el ‘tie break’ y el tandilense no arrugó: fue por todo, arriesgando quizás más de la cuenta, pero era así como había llegado hasta ahí. Castigó con la derecha, aguantó con el revés y el saque le fue fiel. Y lo ganó.

Juan Martín Del Potro jugará mañana la final del tenis olímpico contra el escocés Andy Murray, algo insospechado antes del comienzo de la competencia, pero pasan cosas especiales cuando una persona deja sus miedos de lado y se divierte. ‪#‎BB‬

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*