De la FIFA y el caso Messi

La FIFA es una mierda, lo sabemos. Le baja el castigo a Messi porque es Messi y punto. Es una institución que no funciona bajo el mínimo criterio deportivo -igualdad y respeto frente a las reglas-, pero sí a través del interés que más le importa: el negocio. Siempre ha sido así. Ahora lo fácil va ser darle al chicoco, y obvio, sí sacó ventajas, aunque no lo culpo, si un paco me para en la calle y luego de una conversación hace vista gorda, no iré y le diré, “señor, proceda como corresponde”. Me encantaría tener esa hendidura moral, pero no la tengo ni por si acaso. Messi está claro que tampoco la tiene. Y si usted la tiene, cuídese, el terreno de la vida es bastante salvaje. Acá quién no hizo la pega fue la FIFA, o mejor dicho, sí hizo su pega: administró a través de influencias como la mafia asquerosa que siempre ha sido. “No hay pruebas”, dijeron sin rubor. Qué mal chiste. ¡Es que uno espera que el colectivo limpie los ripios individuales! Pero al parecer se potencian. Qué contradicción escribir de fútbol así. Aunque solo por un momento. Es que sí solo escribiéramos por estar insertos en aspectos maravillosos, sinceramente, solo habría poetas ilusos. Y si el fútbol no tuviera estas cosas, no tendría nada que ver con la vida. En fin, este es un terreno oscuro, para oscuros, a llorar a la iglesia. ¿Cuándo parte la Confederaciones? Messi prepara su sillón y la FIFA, mientras tanto, nos está cuidando la Copa. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 365 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*