Cabro e’ miechica

Al cabro e’ miechica le cuesta poner atención a la clase; sentado atrás, con los zapatos empolvados, los mocos colgando y la cotona suelta, se sumerge en el mundo que más le gusta a la vuelta del recreo: jugar a la pelota. Claro que en el banco ya no puede tirarse las barridas que logra en el patio, ni hace un gol con la caja de jugo; el pequeño, con un lápiz mina, comienza a dibujar jugadores de fútbol, en partidos importantes, casi siempre finales. Para el pequeño el tiempo es tan inmenso que para qué medirse, ridículos procesos adultos, juguemos finales. Y nunca gana el mismo porque, en este caso, lo inesperado es lo que entretiene y tiene sentido.

La profesora vive la fatal encrucijada: ¿qué hago con este cabro e’ miechica? El enano marcha en la suya, no pesca, pero tampoco altera al resto. No es el típico malandra. Y algo está muy en claro: el chicoco es juguito de pelota.
Una buena mañana, la profesora, habiéndolo pensado algunas tardes, astuta, se dirigió al puesto de su alumno y le preguntó: ¿sabes cómo se escribe ‘Alexis’? El chiquillo, que tiraba rayas de color verde haciendo la cancha en el cuaderno, abrió los ojos inmediatamente, los depositó en ella y no volvería a quitárselos de encima. Aquella mañana, el muchacho de primero básico, escribió Alexis, y ya imparable, el de muchos otros. Aprendió a escribir. Y ahora pasa los días en ello, escribiendo nombres de jugadores, alineaciones de equipos, partidos épicos.

Hace poco, la profesora les pidió a sus alumnos que cumplieran un rol, el que quisieran, dentro de la sociedad. El héroe de este relato decidió ser el eterno villano de lo inmediato, un Director Técnico. Pero claro, para él no bastaba con ser técnico de un solo equipo, así que lo fue de dos y los puso frente a frente. La Selección alemana, por un lado; Colombia, por el otro. Claro que a ambos equipos los reforzó, pa’ que la pichanga quedara más güena, y porque a los seis años el orden de las cosas tiende a ser aburrido. Y así el cabro ‘e miechica le entregó al mundo un partidazo, en que Alemania sacó del retiro a Schwansteiger (Chubasticher, en esta nueva dimensión), y Colombia a Ronaldinho. Y Gareth Bale le tira centros a Müller, y Vargas hace dupla con Falcao, y por supuesto Cristiano y Messi están en equipos separados. Y Marcelo, como corresponde, le pega una buena chuleta al enano Buonanotte…

Qué grande eres, Cabro e’ miechica

Acerca de Roberto Meléndez 391 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*