Amor 5 AM

De pronto, Chile se transformó en un referente de definiciones a penales. Exquisitamente curioso. Sí, es cierto que la importancia de la China Cup es como ese amor rebuscado 5 AM, pero por supuesto que tiene su gracia y también cuotas de importancia. ¿Qué queríamos ver? Principalmente a los nuevos jugadores que se toman el concepto de renovación. Pero no sólo el aspecto de ciertos rendimientos individuales se fijaban a la vista, ya que el desarrollo colectivo, independiente de los protagonistas, es un perfil que desde hace rato los hinchas reclamamos con celo identitario. Y porque a quienes rayamos con la pelota y la selección cualquier excusa es valiosa pa sacar la vuelta y desatar pasiones, más allá de que el escenario y el horario las tuvieran claramente más atadas. Hasta cierto punto, igual se gritó el gol, sin euforia pero el cuerpo despertó. Amor 5 AM.

En rasgos generales el equipo tuvo un desempeño aceptable. Croacia, por más que fuera el espejo chueco del cuadro titular, tiene una cultura pelotera que no se puede menospreciar, aún cuando el aire de nuevo rico invada a muchos hoy en día por estos lados. De hecho, a medida que el tiempo pasaba, el conjunto balcánico dejó el pelotazo de lado, la puso al suelo y complicó, tanto que llegó al empate y la inercia posicionó una imagen final mejor para ellos que para la Roja. Ahora bien, un juego dura 90 minutos y en ese todo la selección chilena impuso, más o menos, los términos. No siempre pero en buena parte, Chile adelantó sus líneas, presionó en ofensiva y buscó por las bandas. Una roja, a ratos, reconocible. Y eso, cuando no están los chiches, se valora. Claro que las más claras llegaron a través el arrastre individual de la gambeta -como el primer gol en que Vargas se llevó a medio Croacia y luego el debutante Pinares clavara un golazo- o desde un juego más directo, sin tanta elaboración.

Dentro de los nuevos nombres, la pareja de centrales destaca y aprueba. Hace años que se busca con urgencia ampliar el caudal defensivo chileno y la aparición tanto de Maripán -fiero stopper- como de Díaz – con carácter y voz de líbero- es de lejos lo mejor de esta mañana. Muy bien por arriba, gritones los dos y fuertes a la hora de la marca. Quizás se le podría achacar a Maripán que llegó tarde al cierre en el empate, pero fue una gran combinación rival y los mano a mano los ganó todos. Pavez, en rol de volante iniciador, fue de más a menos, y Carmona, tras una larga ausencia, al revés, de menos a más. Pavez se plegó con inteligencia a la línea de centrales cuando fue necesario e hizo salida hasta que las piernas le dieron; mientras Carmona, como siempre, quemó el pasto, pegó patadas, fue intenso. El Leo Valencia, con lagunas, cada vez que se hizo presente fue determinante en dar el pase justo. Dos apariciones suyas en el segundo tiempo dejaron solo a Eduardo Vargas de cara al gol, probando que más allá de su intermitencia logra ser determinante. Por la derecha, Fuenzalida y Opazo manejaron correctamente su lado, aunque a ambos les faltó precisión para cerrar las jugadas. Finalmente, Pinares, en su estreno por la nacional, no tuvo demasiada asociación con Beausejour, quien subió menos de lo habitual, pero sí estuvo movedizo e hizo un golazo: la agarró de primera, con el empeine zurdo por fuera, y tiró cruzado, dando con la bomba el primero. Y tuvo otro de cabeza a comienzos de la segunda etapa, tras centro de Valencia.

El final tradujo un empate que pudo obviarse si Eduardo Vargas hubiese convertido las dos que tuvo, pero tampoco daba para dramas, quedaban los penales y este nuevo Chile ya se tiene tanta confianza que aunque la noche parece que se le pasa, mata con perso al final de ella. Toselli, de pies blandos pero manos seguras en los 90, sacó chapa dos veces y los nuestros no bajaron la mirada: Vargas se sacó la mochila; Galdames definió como si estuviese en un recreo; Beauejour le puso drama con poste y malla; y el chanchito Ramos lo cerró canchero. Chile a la final y, de pronto, aunque no haya sido desbordante ni sea algo demasiado importante, en modo 5 AM, igual gusta y sabe bien. #BB

Acerca de Roberto Meléndez 414 Articles
Creador de Barrio Bravo. 30 años. Viviendo en la playa y escribiendo. Delantero con poco compromiso defensivo. Galán de rachas... esperando que llegue la racha. Convencido de la validez y fuerza de esta idea. Agradecido de todos quienes le dan el aguante a este espacio. Salud.
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*